Archivos Mensuales: abril 2010

Danza

Me gusta bailar reggaetón.

Anuncios

Diario Público CLXIX

A veces, uno necesita que lo abriguen. Y el abrigo no está. O cuesta encontrarlo. O está lejos. O nos perdemos. O hablamos mucho. O soy petiso. O soy tímido. O soy una nube. O soy un ángel. O soy un monstruo. En el fondo, muy en el fondo, creo que mi intuición sabe todo. Pero el problema es que todavía no pude conocerla.

Diario Público CLXVIII

Hoy expuse un trabajo. No lo leí, lo hablé, imito a la diosa que nos ilumina a todos, G., o sea: powerpoint y buena onda. Me gusta hablar. Y más frente a personas que tiene que estar calladas (otra cosa es que me escuchen). Y me gusta hablar de cosas gays. Y más de autores gays. Y más todavía de escritores a los que admiro y me marcaron. Y hablar de literatura. Y parlotear en general un poco de todo. Yo puedo ser callado. Pero cuando me dejan hablar, puedo no parar. Je. Y hoy además estuvieron L. y C., escuchando, gracias. Está bueno que alguien vaya y vea que aprendí a hacer animación con el powerpoint. Y noten cosas como que la cita de Mendicutti se parece a esto. Uno no se lo imagina, pero todo termina siendo mucho más causal de lo que pensábamos.

Diario Público CLXVII

Me gusta la intensidad de ciertos días. La adrenalina. La falta de tiempo y de sueño. Me gusta caminar a lo de M. mientras caen las hojas de los árboles y escucho aqua. Me gusta tomar mate con M. y sentirme protegido por sus palabras. No hay tiempo ni reflexiones ni escritura. No hay tiempo y escribo incluso cuando no escribo. Son días raros. Es la calma, soy yo, son los que me rodean. Es el tiempo, que pasa. Y no vuelve.

Lágrimas ajenas

No llorés. Me gustaría poder abrazarte. Y hacer que toda la tristeza y el dolor se esfumen. Y en su lugar una sonrisa de remera roja. Que la soledad sea sólo un fantasma y se desintegre cuando la pienses. Abrazarte y que apoyes tu cráneo en mi pecho velludo y olvides todo lo que te desgarra. Que con un abrazo de poca altura el universo te sonría y no haya lágrimas ni tristeza ni soledad ni dolor. Sólo una sonrisa, un abrazo y ganas de poder compartir un poco de mi musical para que tu rabia sea sólo un recuerdo poco amable.

Etiquetado

Diario Público CLXVI

Me miran. No entiendo. O sí lo entiendo. Pero me cuesta aceptarlo. Me miran. Y me siento como si estuviera en la canción dancing queen. Y nada me importa. Y recuerdo. Y me olvido de las emociones, los corazones y los pulmones con ramas. Y pienso en las miles de cosas que me gustaría escribir. Y pienso en mis cuentos, mis novelas y mis mil proyectos. Y sonrío al pensar que me divierte bailar reggaetón.

Diario Público CLXV

Vivir me cuesta. Vivir me duele. Pero no siempre. No habitualmente. Hay días como hoy. Llenos de vida. De personas, de maravillas, de instantes. De ojos cansados y ganas de dormir. De café. Café con crema y otras cosas. Instantes que camino sintiéndome bien. Conmigo y el universo. Compartir mi danza con el universo. Con el mundo. Con ustedes. Hay días que soy muy superficial. Y un café, amigos que sonríen, libros y un cinturón blanco con tachas, bastan para hacerme sentir feliz.

Diario Público CLXIV

One of us. Quisiera poder escribir otra cosa. Me gustaría volver a los relatos. ¿Se acuerdan de los cuentos? Nunca pudieron verlos. O muy poco. O nada. O algo, pero mínimo. Ya habrá tiempo. No me alcanza el cuerpo y el corazón y los ojos y la boca para vivir. Me gustaría que me alcance. No me puedo quejar. One of us. Instantes de vida como si fuese un musical. Momentos en los que caen las hojas de los árboles mientras camino con mis zapatillas de Barbarella al salir del gimnasio. Días que no hay segundos ni minutos ni horas que perder. Días que se suceden. Relativos. Tan cortos. Tan extensos.

Diario Público CLXIII

Soy un poco bestial. Y necesito un clon. Tengo sueño y no tengo tiempo. Tengo que planificar mejor las cosas. No sirve así. O sí. ¿Quién sabe? Creo que soy un poco brutal y no puedo evitar decir lo que siento. Me gusta ser así. Me gusta que me digan que soy lindo. Que tengo ojos árabes. Y linda boca. Me gusta que me digan cosas lindas y que a las personas las cosas les resulten bien. Que se sorprendan y la vida les haga bien. Como si fuese un musical. También me gusta que eso me pase a mí. Aunque a veces llore. Un poquito. Soy petiso. Y a veces, la fortuna anda cerca.

Ramas

No quiero la lectura. Quiero el amor. Quiero que las ramas que se clavaron en mis pulmones se vayan, quiero que me raspes con tu barba y pases tu lengua por mi boca, quiero que vengas con tu abrazo alto y te lleves las ramas, las conviertas en fuego y te desnudes y hagamos el amor sin tocarnos.

Anuncios